La medida de la altura

Siempre me atrajeron las alturas
porque siempre me atrajeron las caídas
y los suelos
y los golpes.

Y flotar cuando tus piernas tiemblan
y pensar que si te lanzas qué curioso.

Vivir en un alambre caminando entre dos torres
fue la opción hace no tanto tiempo.

Cuando llega el momento inevitable
de dejar el equilibrio
y pisar lo que llaman tierra firme
que no es tan tierra, ni tan firme, ni tan evitable.

No por el miedo a caerte, que da igual la altura
si está asegurada la caída.
Sino por dejar en paz la idea
de tirarte de cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s