Semillas

Todo lo que me daba miedo
fue un camino.

Volverme loca.
Me subí a los bancos a gritar por mi vida.
Y me reía.

Estarme sola.
Patee el horcajo de abajo a arriba.
Y dije no a quien quiso acompañarme.

Cuidar a otros.
Fundí mi tiempo con su fiebre.
Y estuve cansada y receptiva.

Ser feliz.
Y dije sí.

Las respuestas que quise saber
las traía enganchadas en las botas
para que fueran trasladadas y plantadas
unos cuantos metros de años tarde.

Y todo lo que me daba miedo
me siguió guiando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s