Labrys

El miedo no era el problema,
aunque se empeñaran en que lo quemaras
ya en hoguera de San Juan,
ya en las cráteras llenas de vino dedicadas a los dioses.

El miedo nunca fue el problema que te hirió.
El miedo tuvo su misterio y su alma.
Su hueco, su vano, su relieve y su bulto.
Un cuerpo de peso
con quien bailas o lloras.

Pero no fue el miedo,
no te engañes,
no te engañen.

Fue el descanso y la hipnosis,
fue el silencio y la mentira,
la enredadera y la sombra
lo que te paró los pies
con su hacha de doble filo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s