Los ojos de Darío

Separados por treinta años
Gloria y Darío son el mismo niño.
Ríen con el mismo cascabel y en cascada
y sus ojos giran con cada repiqueteo.

Pierden la cuenta de los golpes
aunque su piel recuerda,
Darío cura rápido,
Gloria un poco más lenta.

Darío habla muy claro
y Gloria escucha atenta
para comprender las cláusulas de sus contratos
y negociar lo que pueda.

Gloria y Darío se entienden
con perfecta terquedad:
no discuten, se obstinan.

Separados por treinta años
Darío y Gloria son amigos
y Gloria perdona todo y aún espera
que sus ojos sigan verdes
como los de las mujeres
donde ella persevera.
No para comprender la geografía y la historia,
sino la brecha,
separadas por treinta años también ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s