Los viejos valores

Yo también he tenido miedo
de eso que no encuentro y que me encuentra.
Yo tampoco sé quién soy
y me abate la duda y me puede a veces la pregunta.
Dame la mano, es casi una orden,
dame la mano no porque te quiera o tú me quieras.
Dame la mano porque este viaje puedo hacerlo sola, faltaría.
Pero en este caso, en este papel y en este sistema
no me da la gana que no estemos
un poco cerca, un poco sanos,
un poco, mira bien lo que te digo,
un poco alegres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s