Hablar de todo

Quiero hablar de todo,
saber el tercer apellido de su madre,
entender cómo coloca las manos
para hacer cualquier cosa cotidiana.

Quiero hablar de todo,
conocer el recóndito misterio de sus huellas,
el nudo en la garganta cuando surge,
el miedo que yo limpio si me deja.

Quiero hablar de todo,
de los fuegos artificiales de las fiestas en agosto,
de la colisión de los astros y los coches,
de veinticuatro horas aburridas.

Quiero hablar de todo,
de las guardas de los libros,
de lo moderno que nos atropella,
de lo antiguo que nos arropa.

Quiero hablar de absolutamente todo.
Gastar todas las palabras.
Que nos encarcelen por forzar conversaciones.
Que después de hablar de todo
todo pierda su sentido
y podamos empezar
a hablar también de nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s