Tallos

Lo perdí todo
por pura obcecación y prisas
Por forzar los mecanismos de la magia,
por querer más oro
del que las gallinas estaban preparadas para dar.

No supe disfrutar de lo azaroso
y fui sembrando piedras
y aún me sorprendía
y me enfadaba
si no había flores esperando.

Cayeron uno a uno
los cuidados intensivos.
Busqué entre los muertos y los vivos.

Huyeron.
Tuvieron que hacerlo para salvarse
de todo lo que podría haber hecho
de haberse quedado a mi lado.

Y entre la tierra removida
aparecieron tallos
y los dejé crecer
con menos cuidado que cariño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s