La de verdad

Matar a la chica mona
que perdonaba vidas
menos la suya.

Matar a la chica que caminó al borde de la cordura
y eligió mal el menú.

Matar a la versión abrupta y a la sin gas.
Matar los pasos dados, los nunca aprendidos.
Matar las palabras robadas,
el marketing, las siete plagas.

Matar a la chica mona
que va a dejar sitio
a la de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s