Más dentro de más

No son todas las canciones,
ni son todas las horas.

Ni los cielos cayendo, ni las rachas de viento.
Ni la suerte que persigue y esquivamos.

Tampoco el eterno retorno,
ni el trastorno, el que duele y el otro.

Ni llegar tarde, ni estar presto,
ni el bucle, ni lo suficiente.
Ni balcones, ni jardines,
ni las calles sin salida, ni siquiera
ese suspiro al final del día.

La clave para, no ya salvación,
sino para que ser un personaje
tenga algo de trasfondo
es, tenlo por seguro,
la pequeña risa que aún duerme
en cada uno de nuestros humildes brazos
expectantes y ciertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s