Antigüedades

Yo tropiezo con los muebles,
con todas esas cosas que se quedan sin sentido.
Son mis preferidas las obsoletas y absurdas,
las rotas e inservibles.

Relojes parados en mis paredes,
coches tirados en mis cunetas.
Cámaras ciegas. Guitarras mudas.

Yo voy dejando jirones y músculos
en los cumplidos que hago
a todos los muñecos sin cuerdas, sin fuerzas,
tan bonitos todos
que me importa poco saber
que no habrá respuesta.

Porque soy la anticuaria,
la testigo,
la restauradora.

Y si no se arreglan mis queridas cosas viejas
servirá al menos para distraer la certeza
de no saber si mañana
estaré aquí todavía
junto a todas ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s