Con nada

Todos estamos yendo
al lugar donde creemos
que el vacío quizá desaparezca.

Y jugamos y nos esforzamos
y damos vueltas y respondemos y pensamos
que si todo es correcto, por fin, lo estable.

Y empieza de nuevo la guerra de correr
hacia donde no sabemos, hacia donde no debemos
y choques y curvas y dudas y estrépito.

Y la calma incómoda.
Y la pesadilla de cada tiniebla.

Porque no queremos saber
una cosa hermosa y feroz:
la felicidad tal vez sea
darse cuenta y aceptar
que este hueco no se llena
con nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s