Uncategorized

Eso mío

Aquellos días no tan lejanos
en que mirando a la ventana yo sabía
que había otros países y otras tierras
donde ser yo no era un peligro
por ser sencillamente quien yo era.

Aquellos días en que un hemisferio atendía
y el otro volaba
pensando dónde estaría el hermano o la causa
en la que invertir toda esa energía
que yo sabía que sí se estaba perdiendo,
nunca transformando.

Esos días del viaje inacabable
hasta las listas de los otros,
a un ecosistema que no estaba en equilibrio.

Los días, los muchos días
que pude imaginar que lo era todo
y que podía si yo quería no ser ya nadie.

Un día antes de nacer, de ponerme nombre,
de estar junto a mi sombra por si caigo,
de educar a mi revuelo y darme casa,
de ser eso que eres, eso mío,
de ser la ayuda cierta
que tú y yo necesitábamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s