Uncategorized

Un día de otoño

Un día de otoño
pisé la tierra que debía
sin preguntarme si era la que quería o necesitaba, solo
unos pocos metros más cerca de un momento inesperado.

Un día de otoño, no hacía frío,
paseaba nerviosa y esperando
a que la tela que todo lo cubría
acabara de extenderse, sin arrugas.
Llegaba el momento primero,
nada podía fallar ahora.

Un día de otoño lo tuve delante
y creí en ello
y no escuché lo que quedaba a mis espaldas
porque una pista me decía
que serían sonrisas
tras la puerta azul y cotidiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s