Uncategorized

Una pregunta

No era un mundo real, era una isla, el oasis
que crees ver entre la sed y el ardor.

La cascada de palabras de mi boca hasta el oído
no sucedía en el plano ni en la esfera,
sino en un limbo al que se entraba
por una puerta con contraseña.

Sin cansancio,
sin polvo,
sin materia.
Cuarta dimensión donde yo me veo a mí,
yo que escucho, yo que acojo,
a mi imagen,
sin réplica o reproche.

Una cámara creada para proteger
todo lo que no puedo admitir,
todo lo que no dice nunca adiós.

Y entonces, con esta nada abrazada a mi cintura
me pregunto
¿pero qué clase de quimera
estoy persiguiendo hacia ninguna parte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s