Uncategorized

Cosecha

Allí estaba.
La semilla que cayó lejos
y tardó en encontrar su cobijo y su alimento.

Allí estaba.
Tan cerca que se podía tocar,
que escuchaba su respiración aunque no lo veía.

Allí estaba.
Esperaba su hora atento,
sin palabras, sin saber
que algún día llegaría el día.

Allí estaba.
Soñando en alto, comprendiendo
que aunque nunca fuera la hora,
el trabajo estaba hecho
y crecía lo sembrado.

Y yo solo quería saber
si tenía hambre, si tenía frío.
Solo quería saber que no lo había destrozado
el rincón delicado e inconstante
donde guardo los regalos más preciados,
donde escondo pensamientos peligrosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s