Uncategorized

Bum. Zas

Es ridículo a veces ponerme ahí
justo delante
y decirte que te quiero.
Porque se pierde la letra exacta
y me enfada que solo entiendas
las superficies.
Así que pego patadas, bum, zas,
y puñetazos,
muerdo como el cachorro mal adiestrado
que un día fui.
Y entonces sí, te quiero en serio,
cuando todo esto
parece broma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s